Teoterapia Radio

Meditaciones del 16-03-2017

EL VERDADERO AMOR

El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo” (1 Juan 2:10) PASAJES COMPLEMENTARIOS: Mateo 22:36-40 (TLA) Romanos 13:10 (TLA)

Archivos
Comentarios

En el momento en que recibimos a Jesucristo como Señor y Salvador, nos iniciamos en el proceso de salud total; conocer la aceptación y el amor incondicional de Dios dándonos a su Hijo, es el punto de partida en el proceso de sanidad. Su verdad es aceptada en nuestro corazón y se convierte en vida, la vida de Cristo; comenzando a manifestarse nuevos pensamientos, actitudes y conductas.

Podemos revisar nuestro ser interior y comprender la necesidad de cambiar. Damos pasos de fe en dirección a la fuente de amor y, entonces, Él derrama su gracia, nos sana y restaura. Así mismo, nos da una nueva capacidad para amar y relacionarnos de manera constructiva con quienes nos rodean. Podemos afirmar que el hilo conductor que garantiza el éxito en este proceso de restauración y transformación personal, es el amor. Pero también lo sigue siendo en la restauración de nuestras relaciones interpersonales.

Lo más maravilloso es que este amor viene de Dios para los demás a través de nosotros. Es decir, su origen es espiritual. Esto significa que este amor, cuya raíz griega es “ágape”, posee unas características que lo hacen precioso y absolutamente benéfico, las cuales son descritas por el apóstol Pablo en 1 Corintios 13:4-8:

Es sufrido: Paciente con las imperfecciones de las personas, asumiendo el compromiso de ayudarlas a acercarse a Aquel que las puede sanar

Es benigno: Es activo en hacer el bien. Tiene una benevolencia incondicional No tiene envidia: No es posesivo ni celoso. Es seguro y disfruta la bendición que Dios le da y por tanto busca lo mejor para los demás, alegrándose en sus bendiciones

No es jactancioso: No hace ostentación de sí mismo

No se envanece: No es soberbio, vanidoso o arrogante

No hace nada indebido: Es delicado, amable y compasivo. Da buen ejemplo

No busca lo suyo: Tiene en cuenta las necesidades de los demás. Desea lo mejor para el otro, aun cuando eso implique ir más allá de los propios deseos

No se irrita ni guarda rencor: Descubre en las ofensas de otros, oportunidades para ayudarles.

No lleva cuentas de cuánto le han hecho sufrir

Todo lo cree: Cree lo mejor de los demás, no es suspicaz

Todo lo espera: Es paciente, no se desanima con la gente, cree en su futuro

Nunca deja de ser: El amor es una decisión, un compromiso, no es una emoción.

No depende de lo que los demás hagan.

No tiene nada que ver con el agrado o el afecto, sino con la presencia de Dios, el amor perfecto, en mí.

¿Esta usted experimentando esta calidad de amor verdadero y eterno?