Teoterapia Radio

Noticias del 11-05-2017

7 increíbles aventuras en Parques Nacionales de Estados Unidos

Montañas inmensas, bosques infinitos y lagos cristalinos. El país del Norte tiene mucho más que ofrecer más allá de sus famosas ciudades. Cómo conectarse con la naturaleza en estos mágicos paraísos verdes

Archivos
Comentarios

Estados Unidos es mucho más que sus grandes ciudades. Nueva York, Las Vegas, Los Ángeles, Chicago. Sí, sus urbes tienen mucho que ofrecer, desde cultura, arquitectura, grandes momentos y una gastronomía cosmopolita. Pero es su vasta superficie, sus increíbles paisajes, tan diversos y fantásticos como los de la geografía argentina que atraen a miles de personas a adentrarse en sus misterios.

Los expertos de National Geographic recomendaron algunas de las aventuras más increíbles para conocer las maravillas naturales de este gigante país del Norte. Qué hacer en 7 de sus parques nacionales más fabulosos.

En el año 2013, la International Dark-Sky Association otorgó al Parque nacional del Valle de la Muerte su mayor certificación, lo que significa que los visitantes pueden disfrutar en este sitio de los cielos más prístinos de la Tierra y las galaxias más lejanas. El Death Valley, o Valle de la Muerte en español, está ubicado en California, Estados Unidos, y es probablemente uno de los terrenos más desconocidos e interesantes de todo el planeta. Por las altas temperaturas y la aridez de la zona, está apenas explorado y, como lo sugiere su nombre, es inhabitable. De hecho, es el lugar más caliente del mundo, de acuerdo con datos de la Organización Meteorológica Mundial, cuya temperatura máxima registrada alcanzó los 56.6°C, a la que se llegó el 10 de julio de 1913. La temperatura promedio diaria es de 45°C, y aquí fue donde la NASA testeó a Curiosity antes de su viaje a Marte.

El Parque Nacional del Gran Cañón en Arizona es uno de los lugares más increíbles del planeta, y hay un sinfín de posibilidades para disfrutar de sus atributos. Pero navegar por el río Colorado es uno de los atractivos más elegidos por los turistas más intrépidos, que se animan a hacer rafting y conquistar la belleza natural de sus aguas. Hay tours que pueden reservarse, ya que sólo los aventureros certificados y profesionales pueden domar este río por sí mismos.

El Parque nacional Islas del Canal está formado por cinco de las ocho Islas del Canal, a una corta distancia de la costa de California. Los ecosistemas oceánicos de esta maravilla ubicada en el Océano Pacífico son el hogar de una flora y fauna únicas cuyos secretos son mejor aprovechados a través de una expedición submarina vía snorkeling y buceo. Bosques bajo el agua y cuevas subterráneas son tan sólo uno de los encantos de este lugar.

El parque nacional de los Arcos en Utah se caracteriza por su gran concentración de arcos naturales. Más de 2 mil de estas creaciones se esparcen por una superficie de 310 kilómetros cuadrados. Los visitantes que se adentran en este laberinto de piedra pueden optar por maravillarse con su estructura desde abajo, o escalar por sus rocas rojizas para conocerla desde adentro. Formaciones increíbles y un cielo estrellado que hace que valga la pena una excursión nocturna.

El parque nacional de los Glaciares se encuentra en el estado de Montana, y limita con la frontera de Canadá, y su parque Waterton Lakes. Lagos de aguas cristalinas, bosques infinitos, y cientos de especies de animales lo convierten en un espectáculo visual impresionante y para no perderse. En 1995 fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero había sido establecido como parque nacional en 1910. Adentrarse en su naturaleza es volver a las raíces, y escapar de los ajetreos de la vida urbana

La cima de El Capitán, una formación monumental del Parque nacional de Yosemite en California, se eleva a 2307 metros sobre el nivel del mar. Rodeado por un magnífico valle, los alpinistas amateurs y profesionales de todo el mundo se acercan a este lugar para aceptar el desafío de trepar esta montaña. Y la aventura que lleva a los valientes a la cima otorga como regalo el privilegio de una de las vistas más increíbles.

El parque nacional de los fiordos de Kenai se ubica en la costa sur de Alaska, y en él se erigen los glaciares de la península de Kenai. Típicamente, este lugar no se encuentra en la lista de lugares a los que ir antes de morir de la mayoría de los surfistas, pero debería estarlo. En la costa rocosa de este parque, los surfers encontrarán ensenadas escondidas y olas de tamaños más que aceptables. Y sólo el paisaje vale la pena el viaje.