Teoterapia Radio

Noticias del 20-07-2018

Una prometedora vacuna contra el VIH logra respuestas inmunitarias en humanos

Se trata de una vacuna mosaico, que toma retazos de diferentes cepas del virus y las combina para generar respuestas inmunológicas. Actualmente se está probando en 2.600 mujeres en situación de riesgo de países del sur de África

Archivos
Comentarios

Desarrollar una vacuna contra el VIH es uno de los grandes retos de la medicina moderna. Una de las
principales dificultades es que el virus es muy diverso genéticamente -más que la gripe incluso- así que
es difícil diseñar una respuesta única que funcione contra todas las cepas que existen en el mundo. Sin
embargo los científicos trabajan actualmente en una de las candidatas más prometedoras, una
inoculación que podría atajar el problema la diversidad genética del VIH y reducir el riesgo de nuevas
infecciones."Ad26/Env es sólo el quinto prototipo de vacuna contra el VIH que ha progresado hasta la
fase de ensayos de eficacia en humanos en 35 años de epidemia", señala Dan Barouch, director del
Centro de Investigación de Virología y Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess, profesor de
Medicina de Harvard y autor principal de la investigación. Los resultados de la misma aparecen
detallados este sábado en la revista The Lancet.Para el desarrollo de esta nueva candidata los
investigadores se han basado en vacunas mosaico, que toman retazos de diferentes cepas del virus y
los combinan para generar respuestas inmunológicas capaces de abarcar una amplia variedad de
subtipos en todo el planeta. La versión experimental de esta inoculación contra el VIH-1 (el tipo que
causa la mayoría de las infecciones en todo el planeta) ha conseguido generar respuestas inmunes
frente al virus en adultos sanos y macacos rhesus (Macaca mulatta) y ha sido bien tolerada en ambas
especies. "Además, la vacuna ha proporcionado una protección del 67% contra la infección viral en los
monos", añade Barouch.Investigación en mujeres jóvenes Los resultados favorables de la primera fase,
llevada a cabo en 2015 entre 400 pacientes de Tailandia, Estados Unidos y países del sur y el este de
África, han conducido al inicio de la siguiente etapa, llamada de ensayo clínico de eficacia (o 2b). Los
anteriores test de prototipos contra el VIH-1 se habían limitado a regiones específicas del mundo. Ahora,
esta fase 2b se está llevando a cabo en regiones del sur de África y busca determinar si la vacuna
candidata puede, en efecto, prevenir la infección por VIH a gran escala. Por eso 2.600 mujeres en
situación de riesgo participan en el estudio.Los investigadores aguardan los resultados de este ensayo
de eficacia bautizado como HVTN705 o Imbokodo, que en zulú significa roca. "Hay un refrán zulú que
dice que una mujer es tan fuerte como una roca, algo particularmente relevante para este estudio que
evaluará específicamente si la vacuna previene la infección del VIH en mujeres jóvenes", apunta
Barouch.Esperanza y cautela Las muertes relacionadas con el sida se han reducido a la mitad en la
última década y, de acuerdo con Onusida, casi 20 millones de personas tienen hoy acceso al
tratamiento. Sin embargo conseguir una vacuna contra el virus para atajar su transmisión ha sido
durante mucho tiempo un desafío para los investigadores. Un obstáculo clave para su desarrollo hasta
ahora ha sido la falta de elementos de comparación directa entre los ensayos clínicos y los estudios
preclínicos. Para solventarlo Barouch y su equipo han evaluado a los principales candidatos para recibir
la vacuna mediante estudios clínicos y preclínicos, hasta identificar el régimen óptimo de vacunas y
poder avanzar hasta la fase de ensayo clínico de eficacia.Al mismo tiempo los científicos advierten que
los primeros resultados deben interpretarse con cautela, especialmente teniendo en cuenta los desafíos
inherentes al desarrollo de una vacuna contra el virus y a que la capacidad de inducir respuestas
inmunológicas específicas contra el VIH no implica necesariamente que la vacuna vaya a proteger a
todo el mundo de la infección.No obstante la comunidad investigadora observa de cerca la evolución de
esta vacuna Ad26 -sus resultados se conocerán en 2021 o 2022-, cuyo enfoque es uno de los más
prometedores hasta la fecha. "A pesar de los avances en el tratamiento y en la profilaxis del VIH el
número de personas que viven con el virus sigue aumentando", escriben los doctores George Pavlakis y
Barbara Felber del Instituto Nacional del Cáncer Frederik de Maryland en un comentario en The Lancet.
"La implementación de una sola vacuna moderadamente eficaz junto con las estrategias existentes de
prevención y tratamiento podrían contribuir mucho a la evolución de la respuesta al VIH/SIDA".