Teoterapia Radio

Editoriales

Último programa en Vivo

Hechos 26:13-23

Pablo relata su conversión 

12 Ocupado en esto, iba yo a Damasco con poderes y en comisión de los principales sacerdotes,
13 cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo.
14 Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón.
15 Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues.
16 Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti,
17 librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío,
18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.

Pablo obedece a la visión
19 Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial,
20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.
21 Por causa de esto los judíos, prendiéndome en el templo, intentaron matarme.
22 Pero habiendo obtenido auxilio de Dios, persevero hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder:
23 Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles.

- Cuando servimos a Dios debemos servirlo a la manera que Él nos pide en su palabra, en obediencia a su voluntad. Seguir a Dios a "nuestra manera" es igual a desobedecerle. 
Debemos dejar guiarnos por el Espíritu Santo, para servir a la manera que Dios quiere, no debemos ser tercos en querer servir a Dios de una forma que no le agrade.
El dejarse guiar por Dios, es una clara señal de humillación, de reconocer que Él lo hace mejor que nosotros mismos.
Dios quiere que actuemos en conjunto con otras personas, y seamos testigos de Cristo al mundo entero, cumpliendo la visión de "abrir los ojos" a las personas, para que por la fe, reciban el perdón y la salvación en Jesucristo.
Si bien Pablo predicó en muchas instancias y lugares el mensaje central de su prédica siempre fue Cristo, y cómo conocer su vida, nos lleva a arrepentirnos, bautizarnos, y hacer obras dignas que le agraden. Pablo siguió en obediencia la voz de Dios al ser convertido de su vieja manera de vivir, y decidió servirle, decidió hacer la voluntad de Dios.

¿Tú cuándo sirves a Dios, lo haces a tu manera, o haces la voluntad de Dios?

Programa del de Febrero

Hechos 20:17-28

Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia.
18 Cuando vinieron a él, les dijo:
Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia,
19 sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;
20 y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas,
21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.
22 Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer;
23 salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.
24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.
25 Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro.
26 Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos;
27 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.
28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

ENSEÑANZAS DEL PASAJE:

-       La vida Cristiana no es fácil, al inicio hay sacudones y dificultades (comienzo de una gran bendición)
-       Sembrar humildemente y con muchas lagrimas  su palabra (nunca detenernos ni rendirnos de nuestra misión)
-       Aprovechar siempre las oportunidades anunciando las buenas nuevas
-       El mensaje es tan importante que no debemos perder el momento
-       Predicar el mensaje del arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo
-       Estar listo a compartir las buenas cosas que hemos sido enseñados y aprendido
-       Me dolió lo que hice en mi corazón (cambio de actitud interno)
-       Tener bien claro que lo mas importante y enriquecedor es dar testimonio
-       Estar involucrados en la obra de Dios 
-       A pesar de que nos vendrán dificultades seremos ejemplo
-       Examinarnos a nosotros mismos si hemos cuidado bien a esas personas que nos fueron delegadas
-       Concentremos en la gran obra la cual se nos ha delegado
-       Dios te avisa de sus certezas en tu vida
-       Poner en la mira la Mision que Dios nos a entregado



SIGUE INTENTANDO

En 1894, un joven de dieciséis años encontró esta nota de su maestro de retórica en Harrow, Inglaterra, junto a su boletín de calificaciones: "Una notoria falta de éxito". El joven continuó tratando y llegó a convertirse en uno de los oradores más famoso del siglo veinte. Su nombre fue Winston Churchill.
En 1902, un aspirante a escritor de veintiocho años de edad recibió una carta de rechazo del editor de poesía del The Atlantic Monthly. De regreso con un grupo de poemas que él había enviado, estaba esta graciosa nota: "Nuestra revista no tiene espacio para sus vigorosos versos". Él continuó tratando, sin embargo y llegó a ver su obra publicada. El nombre del poeta era Robert Frost.

En 1905, la Universidad de Bern declinó una disertación de doctorado como muy elaborada e irrelevante. El joven estudiante de física, que escribió la disertación siguió esforzándose y llegó a desarrollar alguna de sus ideas como teorías generalmente aceptadas. Su nombre era Albert Einstein.

Cuando el rechazo sacude tu resolución y opaca tus metas, sigue intentando. ¡Si no te das por vencido, un día estarás viviendo tus sueños!.

Job 17:9
El justo se mantendrá en su camino, y el de manos limpias más y más se fortalecerá

SIEMPRE INSISTA

Un estudio conducido por la National Retail Dry Goods Association señala que los primeros intentos sin éxito llevan a casi la mitad de los vendedores a cierto fracaso. Ponga atención
48 por ciento de los vendedores hacen una llamada y desisten.

25 por ciento de los vendedores hacen dos llamadas y desisten.

15 por ciento de todos los vendedores hacen tres llamadas y desisten.

12 por ciento de todos los vendedores insisten e insisten e insisten e insisten.

Ellos hacen el 80 por ciento de todas las ventas.

Insistencia es un resorte que nos impulsa al gran salto de las nuevas oportunidades. Son muchos los que se han quedado frustrados en el camino, cuando en realidad había delante de ellos la oportunidad más grande de su vida. Insista, insista e insista porque muy pronto la puerta se te abrirá.

Perverancia es una semilla que cuando germina produce uno de los árboles más frondosos de la vida.

Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia. Lucas 8:15

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 6:18

EL PESCADOR

Un hombre adinerado pasaba sus días pescando en el lago contiguo a su mansión. Cada día, veía en aquel lugar a un hombre muy pobre que vivía en una choza tambaleante. Pescaba con un palo y una cuerda. Lo hacía casi una hora; pocas veces conseguía más de dos pescados.
Entonces, se iba a casa.

Los años pasaron y, frustrado de tanto meditar, el rico se acercó al pobre:

Disculpe, por favor, pero hemos pescado en este lugar por años, y siento curiosidad. Usted viene aquí diariamente, logra pescar muy poco y luego se dirige a su casa. Sólo me pregunto por qué no permanece un poco más de tiempo.

Mire, si usted se queda cada día una o dos horas más, podría vender en la ciudad el pescado que le sobre.

Conseguiría dinero suficiente para adquirir una vara mejor, y así tener una pesca considerable. Tal vez pueda hacerse de un bote y una red. Pescaría aun más, y podría hasta contratar otro hombre y un bote adicional. Pronto no tendría que estar en el agua todo el día, sino que llegaría a ser dueño de una gigantesca compañía, la cual fácilmente podría pasar sus días pescando solo , el tiempo que desee, haciendo lo que le place y sin preocupaciones.

Pero señor, no entiendo -dijo el hombre pobre-, ¡eso es precisamente lo que hago!

Contentarse con la vida que Dios nos ha concedido es disfrutar la mayor de las riquezas.
I Timoteo 6:6
Un hombre, en efecto, es un medio de gran ganancia cuando va acompañada de contentamiento.

El segundo traje

Cierta vez un hombre visitó a su consejero y le relató su problema.

– “Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida.

El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia.

Pero cuando le presenté la prenda terminada, comenzó a gritar e insultarme:

¿Esto es lo mejor que puedes hacer? ¡Es una atrocidad! ¿Quién te enseñó a coser?

Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. ¡Estoy arruinado!. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. ¡Nadie volverá a encargarme una prenda luego de esto! ¡No entiendo qué sucedió, fue el mejor trabajo que hice en años!”

-“Vuelve a tu negocio”, dijo el sabio, “descose cada una de las puntadas de la prenda y cóselas exactamente como lo habías hecho antes. Luego llévala al príncipe.”

– “¡Pero obtendré el mismo atuendo que tengo ahora!”, protestó el sastre.

“Además mi estado de ánimo no es el de siempre”.

– “Haz lo que te indico, y Dios te ayudará”, dijo el hombre.

Dos semanas después, el sastre retornó.

– “¡Usted ha salvado mi vida! Cuando le presenté nuevamente el ropaje, el rostro del noble se iluminó: ¡Hermoso!, exclamó. ¡Este es el más hermoso y delicado traje que haya visto!

Me pagó generosamente y prometió entregarme más trabajo y recomendarme a sus amigos.

Pero, deseo saber ¿cuál era la diferencia entre la primer prenda y la segunda?”

– “El primer traje”, explicó, “fue cosido con arrogancia y orgullo”.

“El resultado fue una vestimenta espiritualmente repulsiva que, aunque técnicamente perfecta, carecía de gracia y belleza. Sin embargo, la segunda costura fue hecha con humildad y el corazón quebrado, transmitiendo una belleza esencial que provocaba admiración en cada uno que la veía”.

¿Y tú cómo haces tu trabajo profesional, familiar, personal, etc.. con arrogancia y orgullo, o con humildad en el corazón?

1ª Pedro 5:5 “y todos sumisos unos á otros, revestíos de humildad; porque Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes.”

Col.3:23-24 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.


Caminos misteriosos

Mike Larkin, Oficial de transito en el Estado de California patrullaba en su motocicleta, cuando de pronto un camión de carga salió en una esquina a alta velocidad.

El Oficial Larkin pensó inmediato, esto es una buena boleta, encendió su sirena y sus luces y comenzó la persecución del día. El conductor del camión aceleró con mayor fuerza y el Policía Larkin aumentó a su vez la velocidad de la motocicleta.

Tras varios minutos de persecución Mike se comunicó por radio con la Estación Central pidiendo ayuda, pero el silencio fue su respuesta, luego de llamar varias veces, escuchó una voz desde la central que le dijo:

¡! Cállate!!. Nuevamente comenzó a llamar, nadie respondió y un poco más tarde nuevamente la voz le dijo…Que te calles!!.

Sin entenderlo, siguió su persecución y ahora la voz en la radio desde la Central decía … Atención!! Si hay un oficial de policía cerca de Calle Park 1254, en esa casa hay una emergencia, un niño esta sin poder respirar, favor ir de inmediato allí.
Para sorpresa de Mike, justo estaba ahora frente a la casa 1254.

Se detuvo y en ese momento el padre del niño con rostro de angustia salía apresuradamente con el niño en sus brazos, sus labios morados… El Oficial Mike, tomó el niño y le dio respiración artificial…el niño volvió en si y pudo recuperar su respiración, dos minutos más tarde llegaron los paramédicos, hicieron aun lado a Mike, tomaron el niño y con su padre lo llevaron en la ambulancia y allí quedo el oficial Mike, solo….

Pensativo, se dijo a si mismo. ¡! No es justo….llego, auxilio este niño, nadie dijo gracias y los paramédicos ni me determinaron y el Camión que yo perseguía se fue!!.

Mientras un sentimiento de injusticia lo abrazada… Escuchó a Dios hablar a su corazón diciéndole: “Por qué te preocupas ? Tú estabas en el lugar correcto y a la hora correcta, para ayudar a la persona correcta. No te olvides que yo opero por caminos misteriosos.

Yo usé ese camión para que llegaras a este punto correcto, yo impedí que te comunicaras con la Central, para que llegarás en el tiempo correcto. Hiciste lo que yo quería que hicieras y eso te debe hacer feliz”.

Mike, encendió su moto y con una sonrisa en sus labios reanudó su patrullaje lleno de satisfacción. Años más tarde ese Oficial de Policía llegó a ser el Director Mundial de Misiones Internacionales de la Iglesia Cuadrangular.

No te olvides que aún hoy, Dios puede llevarte por caminos misteriosos, que no logras entender ni comprender para que estés en el sitio correcto y a la hora correcta para tender tu mano a la persona correcta.

Ahora pues, si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que me hagas conocer tus caminos para que yo te conozca y halle gracia ante tus ojos. Considera también que esta nación es tu pueblo. Exo 33:13

Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu *corazón y con toda tu *alma. Deum 10:12
SEÑOR, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Sal 25:4


De qué Madera?

Un grupo de jóvenes amigos de la iglesia local se acerca al ministro que pasaba por la vereda y le hablan de su inquietud:

– Estamos convencidos de que nuestra vida tiene sentido desde el llamado que Dios nos dió para servirle, pero en mala fecha nos la propone, porque estamos en Junio y ya sabes que empiezan los exámenes.
El ministro pensó un segundo y después de un breve silencio les contó una pequeña historia:

– En una pequeña aldea de leñadores había un árbol recio, grande y fuerte. Todo el mundo decía que la calidad de su madera era inmejorable.

Lo habían preparado durante años para que alcanzara una cierta envergadura. Pronto sacarían de él gran cantidad de madera, que exportarían a otros lugares durante largo tiempo.

Este árbol de excelente calidad iba a ser la fuente de la prosperidad de la aldea durante años.

Un día de tormenta un rayo alcanzó al recio árbol, partiéndolo en dos.


El impacto hizo saltar una chispa y la madera comenzó rápidamente a arder, consumiéndose en un instante.

Sin embargo, el viejo árbol que había al lado, al cual el pueblo estaba dejando morir -pues la madera no era de calidad- resistió a las llamas sin dificultad”

-¿Cuál creéis que era el árbol de mejor calidad?– pregunto el anciano.

Los jóvenes contestaron inmediatamente:
– El que no se quemó.

El ministro añadió:
– En verdad, en verdad os digo que se sabe de qué madera está hecho uno cuando el fuego está cerca.- y prosiguió su camino

Josué 1:9
Mira que te mando que te esfuerces, y seas valiente; no temas ni desmayes, porque yo el SEÑOR tu Dios soy contigo en donde quiera que fueres

RESTOS DEL PALACIO DEL REY DAVID

 

Un arqueólogo judío dice haberlos encontrado en el este de Jerusalén. Varios colegas le restan importancia, ante el debate político y científico que se abre.

Se abre una nueva polémica sobre si Jerusalén fue o no la capital del reino judío como indica la Biblia. Eilat Mazar, un arqueólogo israelí, asegura que descubrió rastros de lo que fuera el palacio del Rey David.

El tema tiene, al parecer, tiene más connotaciones políticas que científicas: ¿El reino de David tuvo o no cierta magnitud histórica?; ¿Los judíos tienen allí sus orígenes o es un mito para justificar la ocupación?.

Hani Nur el-Din, profesor de arqueología en la Universidad Al Quds, dice que, como él, sus colegas palestinos consideran a la arqueología bíblica como un esfuerzo de los israelíes para "calzar la evidencia histórica en un contexto bíblico. Hay una especie de ficción acerca del siglo X antes de Cristo".

Pero a Mazar lo cuestionan también los arqueólogos israelíes. Ellos no creen que haya encontrado el palacio. La edificación, o lo que encontró de ella, podía ser también la Fortaleza de Sión que David conquistó a los jebusitas que gobernaban Jerusalén, o bien otra construcción.

El palacio, según un análisis realizado a las cerámicas encontradas dentro del lugar, sería del siglo X y IX AC.

Fuente: D. Clarín, InfoBAE. Redacción: ACPress.net

Si es o no es el Palacio de David, lo que no se puede negar porque la misma arqueología lo confirma es que El Rey David existió y su reinado no puede ser objetado, como tampoco puede ser objetado que el Señor Jesús al tomar forma humana escogió venir de la descendencia de David. El reinado de David tuvo fin, pero la misma Biblia dice que el Reinado de Nuestro Señor no tendrá fin jamás. Rindamos nuestra vida al Rey de Reyes y Señor de Señores y vivamos para él.

Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. I Sam 17:45

Y entendió David que el Señor le había confirmado por rey sobre Israel, y que había engrandecido su reino por amor de su pueblo Israel. 2 Sam 5:12

Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel. 2 Sam 24:25


EL PAN DE CRISTO

Una fría tarde de invierno Victor se encontraba en las inmediaciones de un club privado cuando observó a un hombre y su esposa que entraban al mismo.

Víctor le pedía al hombre unas monedas para poder comprarse algo de comer.

Lo siento, amigo, pero no tengo nada de cambio -replicó éste.

La mujer, que oyó la conversación, preguntó:

-¿Qué quería ese pobre hombre?

-Dinero para una comida. Dijo que tenía hambre -respondió su marido.

-Lorenzo, no podemos entrar a comer una comida suntuosa que no necesitamos y ¡Dejar a un hombre hambriento aquí afuera!

-¡Hoy en día hay un mendigo en cada esquina! Seguro que quiere el dinero para beber.

-¡Yo tengo un poco de cambio! Le daré algo.

Aunque Víctor estaba de espaldas a ellos, oyó todo lo que dijeron.

Avergonzado, quería alejarse corriendo de allí, pero en ese momento oyó la amable voz de la mujer que le decía:

-Aquí tiene unas monedas. Consígase algo de comer. Aunque la situación está difícil, no pierda las esperanzas. En alguna parte hay un empleo para usted. Espero que pronto lo encuentre.

-¡Muchas gracias, señora! Me ha dado usted ocasión de comenzar de nuevo y me ha ayudado a cobrar ánimo.

Jamás olvidaré su gentileza.

-Estará usted comiendo el pan de Cristo. Compártalo -dijo ella, con una cálida sonrisa dirigida más bien a un hombre y no a un mendigo.

Víctor sintió como si una descarga eléctrica le recorriera el cuerpo.

Encontró un lugar barato donde comer, gastó la mitad de lo que la señora le había dado y resolvía guardar lo que le sobraba para otro día. Comerá el pan de Cristo dos días. Una vez más, aquella descarga eléctrica corría por su interior. ¡El pan de Cristo!

-¡Un momento! -pensó-. No puedo guardarme el pan de Cristo solamente para mí mismo.

Le parecía estar escuchando el eco de un viejo himno que había aprendido en la escuela dominical. En ese momento pasó a su lado un anciano.

-Quizás ese pobre anciano tenga hambre -pensó-. Tengo que compartir el pan de Cristo.

-Oiga -exclamó Víctor-. ¿Le gustaría entrar y comerse una buena comida?

El viejo se dio vuelta y lo miró con descreimiento.

-¿Habla usted en serio, amigo? El hombre no daba crédito a su buena fortuna hasta que se sentó a una mesa cubierta con un hule y le pusieron delante un plato de guiso caliente.

Durante la cena, Víctor notó que el hombre envolvía un pedazo de pan en su servilleta de papel.

-¿Está guardando un poco para mañana? -le preguntó.

-No, no. Es que hay un chico que conozco por donde suelo frecuentar.

Lo ha pasado mal últimamente y estaba llorando cuando lo dejé.

Tenía hambre. Le voy a llevar el pan.

El pan de Cristo. Recordó nuevamente las palabras de la mujer y tuvo la extraña sensación de que había un tercer Convidado sentado a aquella mesa. A lo lejos las campanas de una iglesia parecían entonar a sus dos el viejo himno que le había sonado antes en la cabeza. Los dos hombres llevaron el pan al niño hambriento, que comenzó a engullírselo. De golpe se detuvo y llamó a un perro, un perro perdido y asustado.

-Aquí tienes, perrito. Te doy la mitad -dijo el niño.

El pan de Cristo. Alcanzará también para el amigo cuadrúpedo.

El niño había cambiado totalmente de semblante. Se puso de pie y comenzó a vender el periódico con entusiasmo.

-Hasta luego -dijo Víctor al viejo-. En alguna parte hay un empleo para usted. Pronto dará con el. No desespere.

¿Sabe? -su voz se tornó en un susurró-. Esto que hemos comido es el pan de Cristo. Una señora me lo dijo cuando me dio aquellas monedas para comprarlo. El futuro nos deparará algo bueno!

Al alejarse el viejo, Víctor se dio vuelta y se encontró con el perro que le olfateaba la pierna.

Se agachó para acariciarlo y descubrió que tenía un collar que llevaba grabado el nombre del dueño. Víctor recorrió el largo camino hasta la casa del dueño del perro y llamó a la puerta. Al salir éste y ver que había encontrado a su perro, se puso contentísimo.

De golpe la expresión de su rostro se tornó seria. Estaba por reprocharle a Víctor que seguramente había robado el perro para cobrar la recompensa, pero no lo hizo.

Víctor ostentaba un cierto aire de dignidad que lo detuvo.

En cambio dijo: -En el periódico vespertino de ayer ofrecí una recompensa.

¡Aquí tiene!

Víctor miró el billete medio aturdido.

-No puedo aceptarlo -dijo quedamente-. Solo quería hacerle un bien al perro.

-Téngalo! Para mi lo que usted hizo vale mucho más que eso. Le interesará un empleo? Venga a mi oficina mañana. Me hace mucha falta una persona íntegra como usted.

Al volver a emprender Víctor la caminata por la avenida, aquel viejo himno que recordaba de su niñez volvió a sonarle en el alma.

Se titulaba "Comerte el Pan de Vida"...

"NO OS CANSÉIS DE DAR, PERO NO DEIS LAS SOBRAS, DAD HASTA SENTIRLO, HASTA QUE DUELA".
QUE EL SEÑOR NOS CONCEDA LA GRACIA DE TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRLO, AUNQUE DUELA.


"Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. "Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí." Entonces los justos le responderán, diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?
"¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? "¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?"
Respondiendo el Rey, les dirá: "En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis."
Mateo 25:34-40.

SERVICIO SILENCIOSO

Efrón Kuchkaryan, abuela de mi esposa, supo demostrar que es posible modelar una vida de acuerdo al servicio. Junto a su esposo Jachadur experimentó incontables vicisitudes (cuya sola mención merece la edición de un libro); sin embargo, en todo momento privilegió el servicio como elemento esencial de una vida plena.

Aún en las últimas semanas de su existencia terrenal, a los 86 años de edad, su mayor preocupación estaba centrada en el bienestar de los demás. No era una mujer de grandes discursos (que tienen su lugar y su importancia), no era una persona de grandes títulos (cuya obtención no se menoscaba), ni tampoco abundaba en riquezas materiales (que ocupan un sitial de importancia cuando se las ubica en la escala de valores adecuada).

"Efronia (como cariñosamente la llamaba su marido) creía en el servicio silencioso, ese que se manifiesta a través del amor desinteresado, la entrega deliberada, y el sacrificio individual por el bien de los demás como medio para alcanzar el gozo comunitario.

En otras palabras, su vida fue una perfecta definición de lo que significa servir.

Porque el servicio involucra mucho más que palabras: es una actitud de vida. Porque el servicio es distinto al servilismo: es entrega desmedida sin necesidad de caer en la ciega y baja adhesión a la autoridad de alguien.

Porque el servicio va más allá del egoísmo: es ser grandes sin necesidad de demostrarlo.

Jesucristo dijo en cierta ocasión: "No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para liberar a la gente que es esclava del pecado, y para lograrlo pagaré con mi vida" (Marcos 10.45 - TLA).

¡Lancémonos a la aventura de servir! Me gusta cómo lo expresó el Cardenal argentino Jorge Bergoglio en una reciente homilía sobre las palabras de Jesús: "Nadie puede llegar a ser grande si no asume su pequeñez.

La invitación de las Bienaventuranzas es un llamado que nos apremia desde la realidad de lo que somos, nos entusiasma, lima los desencuentros. Nos encamina en un sendero de grandeza posible, el del espíritu, y cuando el espíritu está pronto, todo lo demás se da por añadidura".


Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. --Lucas 16:13.

SEMILLAS Y FE

Leí una fábula acerca de un hombre que estaba mirando en una tienda cuando hizo el pavoroso descubrimiento de que Dios estaba detrás del mostrador. Así que el hombre se acercó, y preguntó: «¿Qué vendes?» Dios respondió: «¿Qué desea tu corazón?» El hombre dijo: «Quiero felicidad, paz mental y libertad del temor [...] para mí y para todo el mundo». Dios sonrió y dijo: «Aquí no vendo frutos. Sólo semillas».

En Gálatas 6, Pablo enfatizó la importancia de sembrar semillas de comportamiento que honren a Dios, porque «todo lo que el hombre sembrare, eso también segará» (v.7). No podemos esperar experimentar el fruto de las bendiciones de Dios si no reconocemos la importancia de hacer nuestra parte.

Seguir el ejemplo de otros que han sembrado buena semilla puede ayudarnos. Samuel Shoemaker dijo que un buen ejemplo puede inspirarnos o hacernos decir: «Ah, sí, él (o ella) es así. Los cambios de humor, los nervios, la impaciencia o la preocupación no le suponen un problema como en mi caso; simplemente tiene mejor temperamento». Shoemaker continuó: «Puede que no se nos ocurra que tal vez esta persona haya tenido que luchar por su serenidad y que también podríamos triunfar si hiciéramos lo mismo».

¿Estás cansado de tu manera de ser? Pídele ayuda a Dios y comienza hoy a sembrar las semillas de nuevas acciones y respuestas. A su debido tiempo, el Espíritu dará el crecimiento.

Las semillas que sembramos hoy determinan el tipo de fruto que cosecharemos mañana.

Fuente: Nuestro Pan Diario 2009

Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. --Gálatas 6:7

NO TE AFERRES AL PECADO

Se cuenta la historia de un hombre que estaba muy cansado y decidió descansar en las ramas de un árbol. Encontró un buen lugar y tuvo un buen descanso. Dormía tan a gusto que se le olvidó que estaba en una rama. Pasaron las horas y ya había oscurecido cuando despertó de un salto. Olvidándose que estaba en una rama, comenzó a caer. Mientras caía, su mano abierta agarró una rama, y la apretó fuertemente. Estando colgado allí, escuchó una voz que le decía: "suelta la rama" pero como había tanta oscuridad, él no se atrevió a soltarla. Aquel hombre permaneció colgado hasta el amanecer sólo para descubrir que estaba a pocos centímetros del cielo. Estuvo colgado en aquel árbol toda la noche experimentando un fuerte dolor y un gran cansancio, cuando pudo haberse dejado caer al suelo sin problemas.

Nosotros también a veces nos aferramos al pecado. Nos sentimos cansados y condenados por mucho tiempo. Sin embargo, sólo estamos a "pocos centímetros" del perdón y de experimentar la paz con Dios. Vivamos hoy en paz al confesar y arrepentirnos de nuestros pecados. No debemos permitir que la vergüenza de confesar impida la paz interior y el gozo de ser perdonados. Que Dios nos ayude a tratar con el pecado inmediatamente.

Fuente: Timothy Senerwa, Junto a Aguas de Reposo

Pecar es de humanos; persistir en él es necedad.

¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el SEÑOR no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño! --Salmos 32:2

DEJA QUE TU LUZ BRILLE

Una pequeña niña se encontraba entre un grupo de personas, que eran guiadas en una excursión por una gran catedral. Mientras el guía daba explicaciones sobre las diversas partes de la estructura, el altar, el coro, la mampara y la nave principal, la atención de la pequeña estaba enfocada en una vidriera de colores.

Estuvo por largo tiempo, considerando en silencio la ventana. Al elevar la vista hacia las figuras que formaban parte del vitral, su rostro fue bañado en un arco iris de colores cuando el sol de la tarde inundó el ala cruciforme de la inmensa catedral.

Cuando el grupo se preparaba para continuar la gira, la niña se llenó de valentía y preguntó al guía: "¿Quiénes son las personas que están en ese vitral tan hermoso?
-Esos son los santos" -respondió aquel.

Esa misma noche, mientras la niña se alistaba para acostarse, le dijo a su madre con orgullo:

-Sé quiénes son los santos.
-¿Lo sabes? -respondió la madre. ¿Y me podrías decir quiénes son?
Sin vacilar la niña respondió:

- ¡Son las personas que dejan que la luz brille a través de ellas!
¿Estas permitiendo que la luz del Señor brille a través de tí?

Hemos sido llamados a compartir la luz de Jesús en un mundo de tinieblas. Como rayos de luz que atraviesan el pesimismo y la oscuridad, podemos llevar esperanza y ánimo.

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. --Mateo 5:16

A EXPENSAS DEL TRONCO

En el sur de los Estados Unidos existe un tipo de vid que es parásita, sube por los troncos y se adhiere a árboles saludables y fuertes. Esta uva oscura del tamaño de una nuez se usa para hacer dulces y jaleas, y algunos sureños usan la piel para hacer pastel de fruta. El fruto que produce este tipo de vid les ha servido a muchas familias pobres durante muchos años. En años recientes, esta clase de vid se ha hecho más popular y este tipo de uva se puede comprar casi en todas partes en el sur del país.

A pesar de lo gustosa, variada y rica que es, esta clase de vid no puede existir por sí misma. Necesita el soporte de árboles bien firmes y arraigados a los cuales adherirse para sustentarse. Si esta vid se le separa del árbol que le sirve de sostén, se seca y deja de dar fruto.

Como la vid, no podemos sobrevivir sin una total dependencia de Dios. Sin Él no tenemos una verdadera, guía o alimento, y no podemos dar fruto.

Sin embargo, podemos aprender a adherirnos al Señor rindiendo nuestras vidas a Él. Podemos alimentarnos estudiando la Biblia, orando, adorando a Dios, sirviéndole y obedeciéndole de todo corazón. Como la vid, al adherirnos a nuestra Fuente podremos crecer saludablemente y dar mucho fruto bueno.

Fuente: En el Jardín con Dios, Editorial UNILIT

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separando de mí nada podéis hacer. --Juan 15:5

NO ES QUE SEA CON AMOR DE PERRITO

  
  

Aarón y Abbey, llevaban casi un año de feliz matrimonio, cuando él le hizo un "obsequio" a Abbey que ella nunca deseó: un enorme perrito Chow, con patas del tamaño de pelotas de béisbol.

"Aarón, querido", dijo Abbey con firmeza "los perros y yo somos enemigos naturales. ¡Sencillamente no sabemos llevarnos bien!"

"¡Pero Abs!", dijo Aarón, llamándola con el nombre de su mascota con el fin de ablandarle el corazón, "Verás que pronto te acostumbrarás a él".

Para ambos, era obvio que el perrito era un regalo para Aarón.

"Perri", nombre que por fin decidieron ponerle al animal, vino a ocupar un lugar incómodo en el hogar. Habiendo decidido que el animal debía comprender su lugar como enemigo personal , Abbey emprendió una campaña silenciosa en contra del cachorro.

Perri captó de inmediato su resistencia y por un tiempo reciprocó robando toallas, despedazando zapatos y muebles y llevándose cualquier artículo pequeño que Abbey estuviera usando, una vez que esta le daba la espalda. El perrito hizo caso omiso a sus intentos por corregirlo y así transcurrió el primer año de Perri, como miembro de la familia.

Cierto día, Abbey notó un cambio en la actitud de Perri. Para su sorpresa, el cachorro comenzó a darle alegre bienvenida cada vez que llegaba a casa, rozando su mano con el hocico y lamiendo sus dedos en un amistoso "hola". Cada vez que ella lo alimentaba, él se echaba un instante y la miraba con adoración antes de comenzar a comer. Para colmo, el perrito comenzó a acompañarla en sus caminatas matutinas, permaneciendo muy cerca para protegerla de otros perros, mientras ella transitaba por las desiertas calles.

Poco a poco, Abbey fue humillada por el amor de Perri, hasta lograr una tregua. Hoy día, dice que la persistencia de Perri le ha enseñado mucho sobre cómo amar a los enemigos. Ella dice que Perri está ganando la pelea, pero no se lo digan a Aarón.

¿Conoces a alguién, quizás un miembro de tu propia familia, que necesita algún tipo de expresión de tu amor, en vez de tu resistencia?

Fuente: Al Atardecer con Dios, Edit. UNILIT

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos. Mateo 5:44

QUÉ TE PARECE?

En la lectura de la Biblia de hoy Jesús le preguntaba a Pedro sobre el pago de impuestos, y le dice: "¿Qué te parece, Simón?" Es importante lo que pensamos. Tenemos que ser cuidadosos con nuestros pensamientos. Hay un refrán que dice:

Siembra una idea, recoge un hecho,
Siembra una hecho, recoge un hábito,
Siembra una hábito, recoge un carácter,
Siembra una carácter, recoge un destino.

Muchas personas viven en un mundo irreal. No piensan correctamente, sino que creen en lo ilusorio. La persona en su juicio cabal enfrenta los hechos, cree en la verdad, y no trata de evadir la realidad. "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida" (Proverbios 4:23). El sano pensar conduce a buenas convicciones sobre el bien y el mal. Producirá la confesión, el arrepentimiento y un cambio de vida.

Cuídate de lo que entra en tu mente a través de tus ojos y tus oídos. No permitas que entre nada que contamine tu mente. Vivimos en cuerpos con mentes propensas a las malas ideas y a las actitudes insensatas. Pero por el poder de Dios podemos tener mentes renovadas que piensen en todo lo que es verdadero, todo lo henesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo que es de buen nombre, en las cosas de valor dignas de alabanza. (Filipenses 4:8)

Quizá no seamos lo que pensamos que somos; pero en lo que pensamos, eso somos.

Fuente: Edward Hochstetler, Junto a Aguas de Reposo.

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. --Proverbios 23:7

 

LA PUREZA

El cristiano está llamado a sufrir. ¿Acaso nos damos cuenta de esto? Dios no tiene mejor manera de glorificar su nombre que el acercarnos a él por medio de las pruebas que él mismo manda (o que permite que vengan) a nuestras vidas.

Nosotros debemos permitir que Dios nos haga aptos de entrar al cielo por medio de su gracia. Allí no entrará nada impuro, así que debe ser nuestra sincera oración que Dios nos purifique para llegar a estar preparados para el cielo.

En cierta ocasión un joyero estaba dándole calor a su oro. Él revolvería el líquido con su cucharón y sacaba las impurezas que flotaban en la superficie. Alguien le preguntó cómo él sabía cuando su producto estaba puro.

Él contestó: "Cuando puedo ver claramente mi reflejo en la superficie"

El método de Dios por lo general no consiste en un solo calentamiento y luego quedamos puros. Se requiere de varios calentamientos para llevarnos a niveles más altos.

Es reconfortante saber que nada nos sobrevendrá que nuestro Señor no haya experimentado antes que nosotros. Tengamos una actitud positiva ante las pruebas que se presenten en nuestras vidas. Ellas son para nuestro bienestar eterno.

Fuente: Kenton Martin, Junto a Aguas de Reposo

No entrará en ella ninguna cosa inmunda. Apocalipsis 21:27

 

DEVOLVER EL FAVOR

Cadena de favores es una película que trata de un niño de doce años que quiere marcar una diferencia en el mundo. Motivado por un maestro de su colegio, Trevor invita a un hombre sin hogar a dormir en su garaje. Ignorante de este arreglo, la madre de Trevor se despierta una noche para encontrar al hombre que estaba arreglándole la camioneta. A punta de pistola, ella le exige que se explique. Él le muestra que ha logrado arreglar la camioneta y le cuenta acerca de la amabilidad de Trevor. Le dice «Simplemente estoy devolviendo el favor».

Creo que esto es lo que Jesús tenía en mente en una de las últimas conversaciones con Sus discípulos. Quería mostrarle hasta dónde llegaba Su amor. Así que antes de la última cena juntos, se quitó el manto, se ciño una toalla alrededor de la cintura, y comenzó a lavarles los pies a Sus discípulos. Esto fue algo escandaloso porque solo los esclavos lavaban los pies. Era un acto de servidumbre y un símbolo que señalaba el sacrificio, la pasión y la humillación de Jesús en la cruz.

Imagina lo diferente que se vería nuestro mundo si les diéramos a los demás el tipo de amor que Dios nos ha dado por medio de Jesús. -MLW

Para conocer el amor, abre tu corazón a Jesús. Para mostrar el amor, abre tu corazón a los demás.

Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. --Juan 13:15